El Blog de MóvilMaxx

Tips para PyMEs y trabajadores independientes

5 mitos de tener un negocio propio

Las ventajas de tener tu negocio propio son muchas: puedes hacer tus ideas realidad, eres el propio administrador de tu tiempo,  tu crecimiento depende de ti… hay una gran lista de ventajas, pero antes de empezar es importante que conozcas estos 5 mitos sobre tener un negocio propio.

5 mitos de tener un negocio propio

No tener competencia es bueno

“Qué bueno que mi servicio/producto es tan innovador que no tengo competencia.” No es una idea positiva pensar así, ya que un poco de competencia no es malo sino todo lo contrario, pues la ésta te obliga a estar monitoreando y midiendo lo que haces para así buscar nuevas formas de mejorar tu producto.

En un dos por tres recuperaré mi inversión

“En un par de meses tendré inversión de vuelta.” Este error puede salirte caro, ya que las personas que emprenden con este mito en la cabeza no tienen una idea bien definida de lo que se requiere invertir para poner un negocio propio; obviamente la inversión depende del tipo de negocio que quieras emprender, e incluso hay opciones como afiliarte con un proveedor para ofrecer el pago de servicios que no necesitan de una inversión significativa, pero de cualquier forma debes hacerte a la idea de que en un inicio hay que trabajar duro para que tu negocio prospere y así puedas ver rendimientos.

No es necesario hacer un estudio de mercado

Este mito lo único que puede traerte son problemas, ya que si no entiendes el mercado, sus necesidades y gustos, tal vez tu producto no tenga posibilidades de tener éxito, si haces un estudio de mercado te podrás percatar de todas las áreas de oportunidad y necesidades que puedes  atacar para que tu producto sea bien recibido.

Entre más dinero se tenga al empezar, más garantizado está el éxito

Aunque el dinero es una gran ventaja para iniciar tu negocio, eso no te garantiza el éxito. Si tienes una gran inversión tienes que ser muy inteligente para utilizarla de manera efectiva; sin embargo, si no tienes mucho capital eso no tiene porque ser un factor de fracaso, pues como comentamos en el punto anterior, aunque poner tu negocio propio requiere de mucho esfuerzo, no necesariamente tienes que tener una gran cantidad de dinero para iniciar.

Si soy emprendedor me podré ir de vacaciones cuando yo quiera

Este mito es uno de los más comunes, creer que vas a poder trabajar menos tiempo y darte más vacaciones. La realidad es que cuando inicias tu empresa necesitas dedicarle más trabajo y tiempo a tu negocio para que salga adelante; el comienzo puede parecer abrumador pues hay muchas cosas qué hacer y muchas áreas que requieren tu atención, pero eso sí, después de que pasas por ese período es probable que también puedas disfrutar de los frutos de ese esfuerzo.