El Blog de MóvilMaxx

Tips para PyMEs y trabajadores independientes

Cómo hacer feliz a un cliente enojado

cliente enojado

Un cliente enojado o insatisfecho puede ser un gran peligro para tu negocio, pero al mismo tiempo representa una oportunidad para aprender qué estás haciendo mal y cuáles son tus áreas de oportunidad. Ignorar las quejas de tus clientes al final puede terminar perjudicándote, pero si sabes cómo emplearlas a tu favor no sólo los harás felices, sino que podrás convertirlos en promotores de tu empresa.

Tips para ganarte un cliente enojado

  • Ve el problema desde su punto de vista. Tal vez crees que entiendes el problema, pero si haces el esfuerzo de ponerte en los zapatos de tu cliente y escuchar su punto de vista no solo vas a demostrarle que te importa, sino que te será más fácil encontrar una solución.
  • No hagas promesas en vano. Sí, el objetivo es que tu cliente quede satisfecho, pero no por eso tienes que mentir o prometer cosas que sabes no podrás cumplir. Esto sólo hará que quedes aún peor ante los ojos del cliente y a la larga no hará que el problema desaparezca, al contrario, podría hacerlo más grande.
  • Busca una solución que beneficie a ambas partes. En lugar de una mentira o una promesa falsa, intenta encontrar una solución con la que el cliente quede satisfecho, pero que al mismo tiempo te beneficie a ti también.
  • Haz un esfuerzo adicional. Una vez que hayas encontrado solución al problema, gana puntos extra a tu favor ofreciendo algún producto o servicio de cortesía o un descuento. Tampoco se trata de sobornar a tus clientes, pero un detalle adicional, aunque sea pequeño, puede hacer toda la diferencia y hacer que su percepción de ti y tu negocio sea más favorable.
  • Reconoce los casos perdidos. Habrá ocasiones en las que una resolución simplemente no esté al alcance, ya sea porque el cliente no está interesado, o en realidad no tiene la razón. Cuando te encuentres con un caso así lo mejor será dejarlo ir. Si ya intentaste con todos los medios disponibles y no tuviste éxito, mejor concentra tu energía en mejorar y así evitar situaciones similares en el futuro.

Al final del día, incluso los dueños de un negocio también han sido o serán clientes de otros negocios en algún momento. Piensa cómo te gustaría ser tratado o incluso recuerda alguna situación en la que tú mismo fuiste un cliente enojado; analiza cómo resolvieron (o no) el problema y aprovecha esas experiencias para mantener sana tu estrategia de servicio al cliente.